Inicio

Omnipotente y sempiternel Dios, que has querido reunirlo todo en tu amado Hijo, Rey del Universo; concédenos propicio que todos los pueblos, disgregados por la herida del pecado, se sometan a su suavísimo imperio. El cual vive y reina contigo.